Beneficios de un monitor de ritmo cardíaco para hacer deporte

Snap Fitness

Los monitores de frecuencia cardíaca están en el mercado desde 1983, por lo que no son exactamente un concepto nuevo. Sin embargo, durante las últimas décadas, la tecnología de monitoreo de ritmo cardíaco ha evolucionado, ahora nos dan más información que nos ayuda a conocer más y a tener mejores resultados al hacer deporte.

 Antes de agobiarte y comprar el primer monitor de frecuencia cardíaca que veas, hay algunas preguntas importantes que debes hacerte: ¿Cuáles son los beneficios de los monitores de ritmo cardíaco para hacer deporte? ¿Realmente valen la pena? ¿Por qué tengo que seguir mi ritmo cardíaco? ¿Qué modelo es el que más me conviene?

 Ya sea que nunca hayas tenido un monitor de ritmo cardíaco o estés buscando un mejor modelo para incorporarlo a tu rutina de ejercicios, aquí te compartimos algunos de los beneficios de un monitor de ritmo cardíaco para hacer deporte y su importancia para tu entrenamiento.

Mide la efectividad de tu entrenamiento

¿Alguna vez te has preguntado por qué te quedas sin aliento después de un entrenamiento de 10 minutos y los demás pueden correr un maratón sin ningún problema? La respuesta se reduce a tu corazón.

 El ritmo cardíaco se mide por la cantidad de veces que late tu corazón por minuto; monitorear el ritmo cardíaco nos permite ver qué tanto está trabajando nuestro corazón durante los entrenamientos y durante los períodos de descanso. Debes recordar que tu corazón es un músculo que se vuelve más fuerte a medida que lo ejercitas. Si realizas un seguimiento de su ritmo, puedes medir la efectividad de tu entrenamiento, fortaleciendo tu cuerpo y corazón al mismo tiempo.

 La frecuencia cardíaca varía para cada persona, el modelo correcto de frecuencia cardíaca también será único para cada persona. Es importante comprender los cuatro diferentes tipos de frecuencia cardíaca:

  • Ritmo cardíaco en reposo: Es el ritmo en que tu corazón late por minuto cuando está relajado. Esto se puede determinar justo cuando te despiertas o en cualquier momento en que tu cuerpo está en reposo.
  • Frecuencia cardíaca máxima: Es la frecuencia a la que tu corazón late al ponerlo a trabajar al máximo. Esto se puede determinar durante un entrenamiento aeróbico.
  • Entrenamiento del ritmo cardíaco: Es el ritmo cardíaco que mantienes durante los entrenamientos cuando intentas mejorar tu estado físico. Para determinar el rango de frecuencia cardíaca correcto consulta a un profesional.
  • Frecuencia cardíaca de recuperación: Es la frecuencia con la que reduce tu frecuencia cardíaca para seguir un entrenamiento.

¿Qué tipos de monitores de ritmo cardíaco existen?

Los monitores funcionan con una banda de pecho que mide tu ritmo cardíaco, con la ayuda de un transmisor que detecta actividad eléctrica, similar a una máquina de ECG. Los monitores de ritmo cardíaco que se portan en la muñeca, utilizan tecnología óptica que envía luz a la piel y lee la luz que regresa para controlar el pulso.

 En retrospectiva, los monitores cardíacos basados ​​en electricidad tienden a ser más precisos. Tomar una lectura de una muñeca o un brazo durante un entrenamiento puede ser más difícil porque es una parte del cuerpo que se mueve mucho durante la actividad, lo que afecta la precisión de la lectura de datos.

¿Cuáles son los monitores de ritmo cardíaco que existen en el mercado?

Estos son algunos de los modelos de frecuencia cardíaca más populares:

 

  • Fitbit: Es un rastreador de ejercicios que combina el monitoreo de la frecuencia cardíaca con el seguimiento del sueño y de pasos. Cuenta con una aplicación para teléfono inteligente con la que puedes realizar un seguimiento de tu estado general de salud.
  • Apple Watch: Sólo el modelo más reciente, la Serie 4, cuenta con un sensor cardíaco eléctrico que viene con una aplicación de ECG disponible para descargar. De lo contrario, todos los demás modelos cuentan con un sensor óptico de frecuencia cardíaca, que como ya hemos dicho no es tan preciso.
  • Myzone: La tecnología de ritmo cardíaco portátil Myzone viene en dos modelos: el MZ-1 y el MZ-3. Cada uno utiliza tecnología inalámbrica para controlar la actividad física. Controla la frecuencia cardíaca, las calorías y el tiempo de ejercicio que se convierten en puntos de esfuerzo Myzone (MEP), con un enfoque en el esfuerzo gratificante.

 Si te interesa cambiar tu tecnología de ritmo cardíaco o comprar un monitor por primera vez, ¡Consulta con un entrenador profesional en tu gimnasio Snap Fitness! Te darán una recomendación sobre el mejor monitor de ritmo cardíaco para tu entrenamiento físico.