6 tips para correr como un maestro

Snap Fitness

¿Estás pensando en correr? ¿Buscas ser un experto? ¿O quizá sólo quieres compartir tu tiempo con personas que corren cada mañana 5 km, sin importar las condiciones climáticas? No te preocupes, te vamos a compartir algunos consejos para crear el hábito de correr y que estés listo para correr cualquier carrera.

Tener los zapatos deportivos adecuados

Los zapatos deportivos son el corazón y el piso que le da soporte a tu entrenamiento. Si aún no has invertido en un buen par de zapatos para correr, este es el momento adecuado para hacerlo. Te recomendamos que vayas a una tienda donde algún empleado te pueda asesorar, sobre qué zapatos son los ideales para esta actividad.

Recuerda que cuando se trata de zapatos deportivos, es algo en lo que no se debe escatimar. Un buen par de tenis no será barato, pero es importante invertir en algo que te ayudará a aprovechar al máximo tu entrenamiento.

Corre con la postura correcta y evita lesiones

Todos los cuerpos son diferentes, esto quiere decir, que cada uno de nosotros corre de forma diferente. La forma ideal de cómo correr, depende mucho de cada persona y será única para su cuerpo, pero hay algunos tips que te pueden servir para estar en óptimas condiciones.

Espalda

Mantener la tensión en los hombros es muy común y suele ser una de las principales causas de lesiones durante cualquier tipo de entrenamiento. Mantener los hombros hacia abajo te ayudará a evitar que desperdicies energía y tengas una carrera más ligera.

De vez en cuando durante la carrera, respira profundamente y exhala. Inmediatamente debes sentir la caída de tus hombros, lo que ayudará a mantener el pecho abierto para una mejor respiración.

Brazos

Los atletas profesionales de larga distancia, usan los brazos de forma diferente a los velocistas. Los velocistas suelen bombear con sus brazos, para tener más velocidad, pero los corredores de larga distancia necesitan conservar energía.

Si tu interés está puesto en las carreras de larga distancia, asegúrate de que tus brazos se balanceen naturalmente, en lugar de sostenerlos en tu costado o de moverlos demasiado fuerte.

Postura

A medida que nos vamos cansando, nuestra inclinación natural tiende a encorvarse. Pero si te agachas, la posición curva de tu cuerpo complica el entrenamiento porque no está comprometido con el núcleo. Asegúrate de mantener los hombros hacia abajo, tu centro apretado y tu barbilla paralela al suelo; ésta es la postura perfecta para correr.

Respiración

Los atletas tienden a depender en gran medida de los músculos del pecho cuando respiran, lo cual, da como resultado que tomen menos oxígeno. Los músculos del pecho también son más pequeños, lo que significa que se fatigarán con mayor rapidez en comparación con el uso del diafragma.

El uso del diafragma, o la respiración con el abdomen, permite que los pulmones se expandan a mayor volumen para que entre más aire a sus pulmones, y por lo tanto, que se transfiera al diafragma. A continuación te mostramos una técnica rápida para mejorar tu respiración al correr.

  1. Acuéstate sobre tu espalda.
  2. Mantén tus hombros y el pecho inmóvil.
  3. Concéntrate en elevar tu estómago mientras inhalas y bajarlo mientras exhalas.
  4. Inhala y exhala lentamente por la nariz y la boca.

Mejorar tu respiración no sólo te ayudará con tu resistencia, sino también, te ayudará con la velocidad.

Únete a un club de competidores

En ocasiones entrenar junto a más personas puede ser alentador y divertido. Trata de unirte a un club donde encuentres personas que también corran. Esto no sólo evitará que faltes a tus entrenamientos, sino que te permitirá desafiarte a ti mismo.

El entrenamiento de fuerza es importante

Si eres un corredor nuevo, acumular fuerza es tan importante como trabajar tu resistencia. Los grandes corredores, condicionan todo su cuerpo de 5 a 10 minutos. Hacen entrenamientos de fuerza en sus brazos, piernas y centro. Esto podría incluir pilates, yoga o una máquina para escalar, sin necesidad de usar pesas.

¡No tengas miedo a caminar!

Si eres nuevo en la ejecución, la resistencia y la velocidad ¡no te desesperes! Tu enfoque debe ser en distancia en lugar de en tiempo, si es necesario, no tengas miedo de bajar la velocidad o tomar descansos para caminar. De hecho puedes construir más fuerza y beneficiar tu carrera, si reduces la velocidad de vez en cuando.

¡Que te diviertas!

Hacer ejercicio puede ser una difícil labor, pero eso no significa que no puedas disfrutarlo. Encontrarle el lado bueno a las carreras, es importante para mantenerse en el camino, especialmente en los días en que todos lo que te gustaría hacer es sentarte.

Aprecia tus pequeñas victorias, ya sea que alcances la meta semanal o sólo una carrera de 10 minutos. ¡Lo importante es que avances y no te des por vencido!