Remo horizontal con barra

Snap Fitness

Remo horizontal con barra

Si quieres ejercitar tu espalda el ejercicio de remo horizontal con barra es perfecto para fortalecerla.

Se trata de un ejercicio que pueden practicarlo tanto hombres como mujeres, ya que tonificas los músculos de la espalda y los de los brazos.

Aun así, suele ser uno de los ejercicios preferidos del público masculino del gimnasio ya que puedes ir aumentando el peso de la barra según vayas mejorando.

Si sigues bien los consejos para realizar este ejercicio conseguirás tener una espalda musculada y tonificada.

Cómo se practica el remo horizontal con barra

En el remo horizontal con barra lo más importante es la postura con la que lo practiques.

Una buena posición y respiración son claves para conseguir hacer todas las repeticiones de forma correcta. Lo primero que tienes que hacer es situarte de pie con las piernas ligeramente abiertas y las rodillas flexionadas.

El tronco tiene que estar inclinado a unos 45 grados, pero ¡atención! eso no quita que nuestra espalda esté totalmente recta, para evitar cualquier tipo de lesión muscular.

Con esta posición cogeremos la barra con las palmas de la mano boca abajo, es decir, en pronación, y la subiremos en dirección desde abajo a arriba, hasta llegar al pecho y volver.

Otro consejo importante es que mantengas tu cabeza y tus ojos mirando hacia delante, nunca hacia abajo para evitar que sufran tus cervicales.

Cuando estés en la posición inicial con la barra entre tus manos, observa que tus codos queden cerca de tu cuerpo ya que los antebrazos son los que se van a encargar de levantar todo la carga.

En cuanto al peso, eso variará en función de tu forma física, de tu nivel y de tu objetivo. Si eres principiante lo mejor es que empieces poco a poco, ya que lo importante es realizar bien los ejercicios y una vez los domines puedes ir aumentando el peso.

En cambio, para alguien que vaya diariamente al gimnasio o de forma bastante habitual las repeticiones de este ejercicio las podrá hacer con una carga más elevada.

Posturas a evitar

Como en todos los ejercicios de tonificación o fuerza que hagas por tu cuenta, lo que hace que un ejercicio esté bien hecho o mal es la postura que tomes al hacerlos.

Una buena posición y una correcta respiración hará que aguantes más tiempo en las repeticiones y se te haga menos pesado el ejercicio.

Al practicarlo evita sobre todo que tu espalda se arquee o se forme alguna curva; tu espalda tiene que estar totalmente recta para evitar cualquier lesión muscular. Igual de importante es la forma en la que flexionas las rodillas, ya que si no las doblas estarás sobrecargando esta zona y podrás sufrir alguna lesión en la zona lumbar.

Por último, te aconsejamos que combines este ejercicio con otros de piernas o de brazos para no descompensar la masa muscular de tu cuerpo.

Si eres principiante en el mundo del fitness, te recomendamos la rutina fullbody en la que te explicamos una serie de ejercicios para fortalecer todo tu cuerpo y perder masa muscular.