Los 7 falsos mitos del gimnasio desmontados en 1 segundo

Snap Fitness

Los 7 falsos mitos del gimnasio desmontados en 1 segundo

Existen muchos mitos que se repiten cada día en los gimnasios, la mayoría de ellos tan solo fundamentados en que “me lo dijo mi amigo, que luce unos músculos asombrosos”.

Sin embargo, la mayoría de ellos no son del todo ciertos. A continuación recopilamos algunos que seguro que has oído y los desmontamos.

Sudar mucho adelgaza

Aunque una de las frases motivadoras para entrenar más famosas es aquella que dice que “la suerte es proporcional al sudor, cuanto más sudas, más suerte tienes”, eso no significa que sudar mucho te haga adelgazar más rápido.

En cada gimnasio siempre hay alguien con una sudadera gruesa más sudado que un pollo que cree que así perderá más peso. Esta práctica está totalmente contraindicada ya que lo que se pierde es agua (que recuperarás al rehidratarte) e incluso impide quemar grasa, porque con deshidratación el cuerpo es más reticente a eliminarlas.

Sudar en exceso también puede afectar al sistema cardiovascular, endocrino y metabólico, algo muy remarcado en la entrada de cualquier sauna.

Hay que hacer muchos abdominales para marcar tableta

Si buscas obtener una cuadraditos bien marcados en tu vientre, no solo basta con hacer muchos abdominales. Estos ejercicios fortalecerán la zona pero si no logras que desaparezca el exceso de grasa de tu cuerpo con una dieta equilibrada y ejercicios de cardio, no conseguirás tu tan ansiada tableta.

Cuánto más rato entrenes, mejor

Mucha gente se pasa horas y horas en el gimnasio pensando que así conseguirán mejores resultados. Sin embargo, un entrenamiento corto e intenso puede ser igual de efectivo o más que uno de largo, que también acaba resultando agotador y provoca que al cuerpo le cueste recuperar como es debido.

La clave de tu éxito está en seguir un buen plan de entrenamiento y realizar correctamente los ejercicios.

Las agujetas desaparecen tomando agua con azúcar

Las agujetas son microrroturas de fibras que se producen al forzar el músculo. La falsa creencia que las relaciona con los cristales de ácido láctico provoca que mucha gente piense que el agua con azúcar ayude a mitigarlas, pero es completamente falso.

Para evitarlas, lo único que puedes hacer es estirar bien antes de hacer ejercicio. Y si quieres entrenar con agujetas ten en cuenta que deben ser leves para no hacerlo por debajo de tus posibilidades.

Levantar pesas crea un físico masculino

Un mito extendido entre muchas mujeres que van al gimnasio es que hacer pesas les va a crear un físico robusto, así que se limitan a las máquinas de cardio.

Hay que saber que para tonificar los músculos de forma prominente es imprescindible que dedicarle mucho tiempo y un plan específico. Si en una rutina completa incluyes levantamiento de pesas estarás perdiendo calorías y desarrollando más fuerza, algo que nunca viene mal.

Si no estás en forma, te van a mirar

Un miedo que se repite en la mente de muchas personas que no han ido nunca al gimnasio es pensar qué opinará el resto al verlas en baja forma.

Primero, debes saber que en el gimnasio no solo hay gente con cuerpos 10 y muchos hombres y mujeres buscan mejorar su físico como tú.

En segundo lugar, aunque a veces la mente juegue una mala pasada, no eres el centro del universo y suficiente trabajo tienen las otras personas en entrenar como para fijarse en si estás más o menos delgada/o.

Entrenar en ayunas es buena idea para adelgazar

Otro mito del gimnasio que ha corrido como la pólvora es que entrenar en ayunas permite adelgazar más fácilmente y de forma sana.

Es cierto que el cuerpo tiene que hacer uso de las grasas como combustible, ya que el organismo ha agotado las reservas de glucógeno durante la noche.

Sin embargo, dependiendo del entrenamiento, puede que pierdas algo más que grasa, ya que también se consume la masa muscular y se ven afectadas hormonas como el cortisol. Si vas a entrenar por la mañana en un gimnasio 24 horas es mejor realizar un desayuno ligero antes del esfuerzo físico y otro rico en proteínas justo después.