LAS 5 RAZONES POR LAS QUE DEJARÁS DE ODIAR EL GIMNASIO

Snap Fitness

“La clase se me hace muy dura”, “no me gusta sudar”, “no me salen los ejercicios” y un largo etcétera de excusas son las culpables de que los haters del gimnasio dejen de ir.

Si estás en este punto o no acabas de ver tu lugar en el gym, te damos 5 razones de peso para que dejes de odiar estos centros deportivos.

¡Aviso!

Leer esto puede implicar riesgos como coger la bolsa de entrenar y dirigirte al gimnasio.

Autorrealización personal

¿Qué hay más bonito que proponerse retos y cumplirlos?

El gimnasio es el lugar ideal para que te pongas a prueba y veas resultados con el paso del tiempo.

Y no nos referimos a frases tipo “Quiero ser tan fuerte como Hulk”, sino a objetivos concretos como perder peso, tonificar tu cuerpo, ganar masa muscular o aumentar tu resistencia.

Comienza con metas alcanzables y poco a poco irás comprobando cómo tu cuerpo y tus objetivos se cumplen.

La sensación de autorrealización personal por haber cumplido tu meta es incomparable.

Liberación de endorfinas = Subidón de felicidad

Hacer ejercicio te hará feliz.

Así de simple.

Cada vez que hacemos un esfuerzo físico importante se liberan unas hormonas en nuestro organismo llamadas endorfinas.

Estas son las encargadas de crear una sensación en el cerebro de felicidad y alivio y además eliminan la sensación de dolor y malestar.

Si alguna vez has sentido esa sensación de ser el rey del mundo después de un día de gym, seguro que quieres volver a repetir.

Se dice que las endorfinas son la morfina natural que segrega nuestro cuerpo, ya que ambas tienen un efecto similar.

De hecho, es tan potente que muchos médicos recomiendan hacer deporte para superar patologías como el estrés, la ansiedad o la depresión.

Un momento para socializar

¿Quién dice que el gimnasio sea un lugar solitario?

Vayas solo o acompañado, el gimnasio es un lugar perfecto para entablar conversación (y amistad) con otros deportistas.

Hay gente que parece que sólo vayan a socializar al gimnasio, ya que se pasan todo el rato hablando en corrillo mientras hacen ejercicios de pesas y comparan músculos.

Si uno de tus objetivos es hacer amistades, el gym puede ser un buen lugar para ello.

Una manera de socializar en el gym es mediante las clases dirigidas en grupo, aquí encontrarás tanto principiantes como amantes del deporte que te pueden ayudar a mejorar.

Abandona la timidez y comienza una charla con tus compañeros de rutina.

Frena el sobrepeso y las enfermedades cardiovasculares

Poniéndonos más serios, está científicamente demostrado que la práctica deportiva es buena para la salud.

En un tiempo en el que la obesidad es uno de los principales problemas de nuestra sociedad, el deporte es la manera de prevenir dolencias y patologías relacionadas con el sobrepeso.

Además, las actividades deportivas son buenas para nuestro corazón y pulmones, haciéndolos más resistentes y fuertes ante las adversidades.

Y teniendo en cuenta que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el primer mundo, más vale que intentemos llevar una vida saludable tanto en la dieta como en el deporte.

Mejora la autoestima

Como ya te hemos contado antes, las endorfinas que generamos al hacer deporte nos proporcionan sensaciones agradables y felicidad.

Pero también es importante el hecho de que gracias a una rutina deportiva podemos conseguir el cuerpo que siempre hemos deseado.

Notar las mejoras semana a semana y mes a mes en nuestra fisonomía y peso hace que nuestra autoestima mejore y cada vez nos veamos más sanos y atractivos.

Y eso, siempre es uno de los objetivos principales a la hora de apuntarse a un gimnasio.