LA HIDRATACIÓN EN EL DEPORTE: ¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE?

Snap Fitness

La hidratación en el deporte: ¿Por qué es tan importante?

Beber agua y mantener nuestro cuerpo hidratado es algo tan importante como olvidado por muchos deportistas.

Parece algo básico saber que la hidratación en el deporte es fundamental para rendir al máximo nivel.

Sin embargo, ya sea por pereza o por desconocimiento no nos hidratamos tanto (o tan bien) como deberíamos.

El agua es el elemento imprescindible para que podamos vivir, ya que representa el 60% de nuestro cuerpo.

Por eso, hidratarnos correctamente a la hora de hacer un esfuerzo físico es muy importante para conseguir llevar una vida sana.

¿Cuántas veces tenemos que hacerlo?

Y, ¿de qué manera? Las respuestas, aquí:

¿Cómo hidratarse?: Antes, durante y después del ejercicio

Lo primero que debes saber es que es tan importante beber líquidos antes del ejercicio como durante y después de este.

Es decir, si solo bebes agua cuando sales del gimnasio o acabas tu rutina de ejercicio no lo estás haciendo del todo bien.

Para mantener nuestro cuerpo hidratado necesitamos beber líquidos antes de practicar deporte, mientras lo hacemos y una vez lo hemos terminado.

Además, la cantidad y el tipo de líquido que necesitaremos para reponer fuerzas dependerá en gran medida del ejercicio que vamos a hacer.

Es decir, si optas por una clase de alta intensidad en la que vas a sudar mucho, lo mejor es que tomes bebidas isotónicas.

Este tipo de bebidas son especialmente buenas en reponer líquidos ya que aportan sales minerales y glucosa que rehidratan el cuerpo más rápidamente.

Si por el contrario tu rutina de ejercicios va a ser más ‘light’, puedes tomar pequeños sorbos de agua durante los descansos entre serie y serie de ejercicios.

De esta manera, tu cuerpo se mantendrá constantemente hidratado y lleno de energía para enfrentarse a los retos del día a día.

Hidratación antes del ejercicio

¿Beber agua antes de entrenar? ¡Claro que sí!

Hidratarse antes de realizar un esfuerzo físico es vital, y lo recomendable es hacerlo una o dos horas antes del comienzo.

Notarás sus beneficios cuando vayas a empezar tus ejercicios, ya que se te hará mucho más fácil empezar con la práctica deportiva.

Beber agua durante el ejercicio

Aunque es posible que hayas oído que beber agua mientras haces deporte es perjudicial, solo se trata de un bulo.

Ni se te hincha la barriga ni aumenta la sed, así que acuérdate de llevar siempre contigo una botella de agua para ir dando pequeños sorbos mientras te entrenas.

Hidratarse después del ejercicio

Y por último, el paso que siempre solemos cumplir: beber agua cuando hemos acabado el entrenamiento.

Aquí puedes elegir entre bebidas isotónicas o agua según la intensidad del ejercicio, tal y como hemos explicado más arriba.

Además, también es muy importante la comida que ingieras después del gimnasio ya que necesitarás reponer todos los nutrientes que has perdido durante el ejercicio.

Si te apetece un batido puedes probar a hacer esta receta con plátano y avena, ideal para cuando llegas a casa después de entrenar.

Por qué es importante beber agua

El agua es fundamental para que nuestro organismo funcione bien.

Es la encargada de transportar los nutrientes por todo nuestro cuerpo y si mantenemos un buen nivel de hidratación se nos hará mucho más fácil aguantar el entrenamiento.

Cuando quemamos calorías, nuestro cuerpo aumenta de temperatura y para regularla aparece la sudoración.

Pero claro, con el sudor no solo perdemos agua sino también minerales.

Por eso es tan importante que nos hidratemos bien después de entrenar.

Sobre todo, no esperes a tener sed para beber agua ya que la sed aparece de forma tardía.

Es decir, cuando notamos esta sensación lo más seguro es que nuestro cuerpo ya haya comenzado a deshidratarse, por lo que es mejor prevenir y beber antes.

Además, estarás evitando cefaleas, calambres y aumento de la frecuencia cardíaca, síntomas que pueden aparecer cuando nos deshidratamos.