Entrenar con agujetas: ¿Es recomendable?

Snap Fitness

Entrenar con agujetas: ¿Es recomendable?

Tanto si estás acostumbrado a realizar ejercicio como si hace poco que te has puesto a ello, seguro que has experimentado alguna vez la molesta sensación de tener agujetas.

Suelen aparecer al día siguiente de un entrenamiento exigente o con ejercicios a los cuales no estamos acostumbrados y, dependiendo de su intensidad, pueden ser bastante dolorosas.

Si notas que tienes agujetas y quieres entrenar ese músculo quizás te hayas planteado si es una buena idea o no.

En este artículo te damos la solución definitiva.

¿Qué son las agujetas exactamente?

Coloquialmente se le llama agujetas al dolor muscular de aparición tardía (DMAT por sus siglas en inglés) acompañado de tensión muscular, sensibilidad, pérdida de fuerza e hinchazón.

Suelen aparecer entre 12 y 24 horas después de realizar la actividad, aunque su pico puede producirse al cabo de 48 horas, dando lugar a la típica frase de “hoy me duele más que ayer”.

Según su intensidad pueden llegar a prolongarse hasta una semana.

Existen varias teorías sobre el motivo que causa la aparición de las agujetas, aunque la más aceptada es la que las atribuye a una microrrotura de fibras que se produce al forzar el músculo.

Sin embargo, tener unas agujetas muy intensas no es sinónimo de haber trabajado más que otra persona que no las experimenta.

¿Deberías entrenar con agujetas?

La respuesta a la pregunta sobre si es recomendable entrenar con agujetas es DEPENDE.

Si la intensidad del dolor es leve, la creencia que asegura que haciendo ejercicio desaparecen las agujetas es real.

Si tienes agujetas leves en las piernas, al empezar a correr quizás las notas, pero poco después desaparecerán.

En cambio, si las agujetas son fuertes es necesario que dejes descansar el músculo.

La recuperación es una parte tan importante como el entreno y la alimentación, así que no la pases por alto.

Igualmente, entrenar con agujetas es hacerlo por debajo de tus posibilidades, ya que la fuerza y la resistencia se ven afectadas.

Aprovecha el entrenamiento de ese día para ejercitar otros músculos o destinarlo a cardio.

¿Cómo paliar las agujetas?

Antes de ponerte a entrenar a tope, tómate tu tiempo para calentar los músculos que vas a trabajar.

Un buen calentamiento paliará los dolores leves de las agujetas y te ayudará a prevenir lesiones.

Los estiramientos también son esenciales para prevenir y aliviar las agujetas.

Muchas personas terminan de entrenar y no estiran, de manera que las agujetas de los siguientes días son más fuertes.

Si no sabes cómo estirar algún músculo en concreto, los monitores especialistas de los gimnasios 24 horas Snap Fitness te ayudarán.

La alimentación también es una aliada perfecta para prevenir las agujetas.

Tomar proteínas, por ejemplo a través de un batido de avena y plátano, ayudará a mantener y reparar el tejido muscular.

Algunas personas toman antiinflamatorios para reducir la inflamación de las agujetas, aunque nosotros no te lo recomendamos, a no ser que el dolor sea muy fuerte.

Además, medicarse antes de un entrenamiento puede hacer que presiones demasiado a tu cuerpo o que enmascares una lesión.